¿Conoces las plantas adaptógenas?

 ¿Y si te digo que existe un tipo de plantas que pueden ayudarte a cansarte menos, absorber más oxígeno, mejorar tu rendimiento físico y tu rendimiento intelectual, apoyar tu metabolismo, mejorar la líbido y la fertilidad,  mantener tu sistema nervioso equilibrado, retrasar el envejecimiento? Plantas que  se suministran a soldados, astronautas, atletas y antes se las tomaban o bien los emperadores o bien los cazadores siberianos. Estas plantas existen y se las llama adaptógenos (y si quieres comprarlas de calidad date una vuelta por Superlativa botanicals)

plantas adaptógenas

¿¿¿¿PLANTAS ADAPTÓGENAS????

Adaptógeno de “adaptar” , o mejor dicho de “adaptarse”, porque la propiedad principal de estas plantas es que nos facilitan  el “adaptarse mejor” a las exigencias físicas y mentales, nos hacen más resistentes. Que digo yo que también  hubieran podido ponerle otro nombre, por ejemplo “resistógenos” o “mejoradores” o “plantas de la inmortalidad” (este nombre en realidad ya se lo pusieron los chinos ) . Pero en 1962 Nicholai Lazarev , un investigador ruso, decidió nombrarlos de este modo: adaptógenos.   El concepto de “adaptarse” puede parecer algo amplio, pero para Lazarev era básicamente adaptarse a situaciones estresantes. Efectivamente estas plantas mejoran  la respuesta al estrés. Esto es así como resultado de la regulación del sistema nervioso central y el sistema neuroendocrinoinmunológico. No es una adaptación en sí sino una mejora general del rendimiento que provoca una mejor adaptación al estrés ya que retrasa las respuestas de lucha o huida y optimiza los recursos existentes

Si bien en una persona sana los adaptógenos pueden subir el rendimiento general del cuerpo, en las personas afectadas por algún problema de salud, los adaptógenos actúan restableciendo la homeostasis . Las ventajas no afectan sólo al  estrés  circunstancial, también al estrés oxidativo y a los desequilibrios metabólicos

 

HOMEOSTASIS Y ALOSTASIS

Las plantas adaptógenas actúan favoreciendo tanto la homeostasis como la alostasis.

La homeostasis consiste en el mantenimiento constante de unos valores  necesarios para la supervivencia, por ejemplo  la cantidad de azúcar en sangre.

La alostasis consiste en los mecanismos fisiológicos que resuelven problemas circunstanciales con el fin de que la homeostasis pueda producirse, por ejemplo la presión sanguínea. Cuando hay un gran requerimiento orgánico que desestabiliza la homeostasis, puede ocurrir que la carga alostásica tarde bastante tiempo en desaparecer y el cuerpo no tenga tiempo de restablecer la homeostasis antes de llegar a de nuevo a una situación de requerimiento.

En general, los adaptógenos actúan reequilibrando allí donde sea necesario y facilitando la alostasis. En específico, cada adaptógeno es especialista en alguna parte de la homeostasis, favoreciendo especialmente a algún órgano o función. Por esta razón las plantas adaptógenas en fórmula abarcan una gran cantidad de situaciones.

 

DE SECRETO A EXPANSIÓN CRECIENTE

El concepto de adaptógeno surgió en el bando ruso de la guerra fría, y se mantuvo como secreto de estado tanto tiempo como fue posible. Acabó descubriéndose y entonces empezó la expansión de los adaptógenos en el mundo occidental. El boom de los adaptógenos va a la par de los superalimentos, a veces se confunden.

La mayoría de estas plantas son de procedencia siberiana o bien asiática en general, usadas en las farmacopeas chinas, tibetanas, mongolas, rusas, indias . Algunas de ellas fueron descubiertas por los científicos rusos en sus investigaciones. Las más conocidas son :

  • Eleuterococo
  • Ginseng 
  • Notoginseng
  • Schisandra
  • Rhodiola
  • Ashwaganda

 

Muy pronto se investigaron nuevas plantas en otros continentes y la lista se ha ido engrosando con   adaptógenos de América (Ginseng americano, maca).

Los adaptógenos se toman solos o en fórmula. Las fórmulas de adaptógenos constituyen verdaderas bombas medicinales. Imaginemos una planta adaptógena actuando en sinergia con otra planta adaptógena que actúa en sinergia con otra… La eficiencia se multiplica y puede dar resultados espectaculares.

 

El acceso actual a este tipo de fórmulas va siendo cada vez más fácil y puesto que la demanda crece también crecen la especulación y las falsificaciones. Así que si decides empezar con los adaptógenos, asesorate bien no sólo del tipo de adaptógeno que necesitas, o la fórmula, sino también de la materia prima que adquieras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: