El número uno para el tratamiento de heridas infectadas

la miel es un desinfectante natural

 

Más poderoso que todos los fármacos antisépticos, más regenerante que cualquier otro producto, más efectivo que todos los antibioticos de sintesis. Es la miel. El dulce nectar de los dioses es un desinfectante natural, posee unas cualidades tan extraordinarias que los cientificos todavia no han logrado desentrañar todos sus misterios. 

 

 

Con la llegada de la penicilina, el uso de la miel como desinfectante natural para usar en remedios medicales  contra la infección, fue cayendo en desuso. Sin embargo desde los tiempos más remotos encontramos vestigios del poder terapéutico de la miel. Así ya los egipicios curaban heridas de la cabeza con miel y son innumerables las menciones en los textos antiguos sobre las aplicaciones de la miel en la salud.

Y es que solemos asociar el valor medicinal de la miel con su ingestion directa o en infusiones, pero quizas nos sorprenderia saber la gran efectividad de la miel en lo que a heridas, ulceras, quemaduras y otros problemas referentes a lesiones en la piel se refiere.

El doctor Peter Molan, de la Unidad de Investigaciones sobre la miel de la Universidad de Wikato, Nueva Zelanda, habla de la miel con estas palabras:

La miel crea un entorno húmedo que favorece la curación, pero además impide la reproducción de las bacterias incluso en heridas que estan muy infectadas.

En palabras del mismo doctor, las propiedades antiinfecciosas  de la miel son poco menos que espectaculares.

Es un medio muy eficaz para esterilizar con rapidez las heridas muy infectadas, sin los efectos secundarios de los antibioticos e incluso es eficaz contra cepas de bacterias resistentes a los antibioticos

 

PARA QUE SIRVE LA MIEL

La miel sirve para prevención y tratamiento de todas las heridas infectadas, pero ademas tambien es útil en:

  • cortes
  • quemaduras de primer, segundo y tercer grado
  • úlceras en la piel
  • gangrena,  necrosis de tejidos blandos, pie diabético
  • forúnculos, abcesos.
  • impétigo, dermatitis seborreica
  •  infeciones del estómago y dudodeno por helicobacter.

 

COMO USAR LA MIEL

Hay dos maneras básicas de usar la miel;  o en aplicación tópica o en uso interno. 

Todas las quemaduras y  heridas infectadas o en caso de que queramos prevenir una infección en alguna herida que nos hayamos hecho, la aplicación sera tópica, directamente sobre la lesión y cubriendo ésta con un vendaje estéril que  cambiaremos una o dos veces al día, o más a menudo si se requiriera.

En el caso del impétigo y de la dermatitis seborreica, debe diluirse la miel lo suficiente para poder ser utilizada a modo de lavado y aplicarse dos veces al día.

El uso interno esta reservado para el tratamiento en infecciones del sistema digestivo y pulmonar. Es tan sencillo como añadir una cucharadita en agua caliente o infusión, tres veces al día si usado como preventivo y a partir de seis veces al día si usado como tratamiento.

 

A TENER EN CUENTA

 – Aquellas personas que sean alérgicas a las abejas podrían también mostrar síntomas de alergia con la miel.

– La miel debe ser pura. Esto se consigue comprando en pequeños apicultores artesanos que encontrareis a menudo en ferias locales. También venden miel pura de muy buena calidad en este web: www.productesdelbergueda.net

– Debe guardarse alejada de la luz solar y de fuentes de calor. Si se cocina pierde valor terapéutico.

 


 fuentes:

Harrod Buhner, Stephen –  “Herbal Antibiotics: Natural Alternatives for Treating Drug-Resistant Bacteria”, 2012, Storey      Publishing

Willem, Jean-Pierre “Antibiotiques naturels” 2012, Editions Sully

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: