¡La higiene bucal con sal es posible!

salt-51973_1920

 

 

 

La higiene bucal con sal es posible, lee cómo en este post.

La saliva de tu boca tiene una composición parecida al plasma, una composición con alta presencia de sodio entre otros muchos minerales. Sí tu saliva es salada, aunque tu no lo notes. ¿Y esto porque? Porque la sal tiene innombrables propiedades  para nuestra salud, entre ellas la antiinflamatoria y la antiinfeccionsa. Las cuales parecen imprescindibles para mantener una buena salud dental. De hecho las propiedades antifúngicas, antibacterianas e incluso en algunas sales antiviricidas, son utilizadas desde antaño para la conservación de los alimentos mediante la sal.

Una manera de aprovechar estas propiedades es usar la sal marina para nuestra higiene bucal diaria. Y esto puede hacerse de varias maneras, según la disposición de cada cual. Voy a mostrarte varias maneras de lavarte los dientes con este ingrediente como base.

Sal de verdad, no sal refinada

Un primer punto importante a saber es que la sal refinada no entra en los parámetros de este post, simplemente no sirve, es un producto industrial sin ningún valor para el fin que nos ocupa. La sal que utilizaras tiene que ser sal natural de mar sin refinar. Hay varios tipos, estos cuatro son los más sencillos de encontrar:

  • sal marina común: es la sal blanca extraída de las salinas marinas. Sin ningún tipo de aditivo ni antiapelmazante
  • sal del Himalaya: es una sal de color rosa extraída de los antiguos fondos marinos que conforman la cordillera del Himalaya
  • sal celta: es una sal de color gris 
  • sal hawaina: es una sal de color negra extraída de las aguas del archipiélago hawaiano

 

Polvo dental con sal

La sal puede usarse en forma de polvo dentífrico seco. No lo uses diariamente porque es abrasiva. Úsalo un par de veces a la semana. El resto de días usa otro tipo de dentífrico. 

El polvo dental se usa de la siguiente manera: moja con agua tu cepillo de dientes habitual, con este cepillo mojado coge un poco de polvo dental y con esto te cepillas los dientes. También podrías usarlo como enjuage si previamente diluyes el polvo en agua.

Para realizar un polvo dental con sal primero tienes que tener la sal lo mas finamente triturada posible, sin ningún tipo de grano percibible, que sea polvo de verdad. Para ello lo mejor es hacerlo con una sal que no sea muy gruesa tipo piedra como a veces se vende por ejemplo la sal del Himalaya. Simplemente te va a costar más tiempo el transformarla en polvo. Para pulverizar la sal puedes hacerlo a mano si tienes un mortero con un mango bien sólido. O bien a maquina, con la trituradora que tengas en casa.

Una vez tienes la base de polvo de sal puedes mezclarlo con otros productos que le añadan propiedades. Aqui te dejo dos ejemplos de uso de este polvo dental a la sal:

 Polvo dental de sal y salvia

 Toma 3 o 4 hojas de salvia y tuéstalas sin llegar a quemarlas. Las trituras hasta convertirlas en polvo y lo mezclas con la misma cantidad de sal. Con esto tendrás para dos o tres usos.

dentie 

Polvo dental de sal y berenjena

Esta combinación que puede resultar chocante es un remedio japones que se llama Dentie (denshi). El modo de proceder es parecido al anterior. Esta vez se trata de tostar una berenjena hasta obtener una ceniza negra. La sal también debe tostarse. El polvo resultante es negro. Las proporciones son: a 1 parte de berenjena le corresponden 2 de sal. 

La ceniza de berenjena mezclada con la sal calmará las encias inflamadas, actuará sobre los flemones y disminuirá la gingivitis.

Si este proceso de elaboración es demasiado laborioso para tí, puedes encontrar este polvo ya hecho en tiendas de dietética, productos naturales o en internet. Pregunta por dentifrico Dentie. Existen versiones en pasta muy parecidas a los dentifricos habituales.

 

Enjuagues con agua salada

 La finalidad del enjuague es de arrastrar los residuos sueltos, refrescar el aliento y desinflamar las encías. Puedes realizarlos al finalizar tu limpieza bucal habitual con el cepillo y el hilo dental. Y también puedes usarlos varias veces al día.

Los enjuagues pueden realizarse tal cual o bien con un dispositivo de irrigación, lo cual permite al agua penetrar en todas las grietas de las encias y en todos los orificios dentales. Si no sabes lo que es un irrigador dental clica en este enlace de Amazon: Irrigador bucal para la limpieza de los espacios interdentales, color blanco y azul

 Enjuague básico con sal sola

La sal debe disolverse completamente en agua templada a razon de 1 cucharada de sal disuelta en medio litro de agua en el caso de las personas con una boca sensible. Si no la proporcion puede aumentarse hasta 3 o 4 cucharadas por medio litro de agua, siempre y cuando la sal quede totalmente disuelta.

Este enjuage por si solo, usado diariamente, es muy benficioso para las encias. El agua salada templada ayuda a expulsar fluidos tóxicos del tejido de la encia, lo que reduce la hinchazon, alivia el dolor y acaba con bacterias perjudiciales. Realizar este enjague varias veces al dia puede ser suficiente para prevenir o tratar las enfermedades periodontales.

 

Enjuague con sal y bicarbonato

Al enjuague básico anterior puedes añadirle 2 cucharadas de bicarbonato. Con el bicarbonato obtendrás un enjuague de efectos alcalinizantes. Si el sabor del bicarbonato te resulta un tanto difícil de tolerar, puedes añadirle infusiones de hierbas con la finalidad de mejorar el gusto. Con esto también amplificaras las propiedades del enjague.

 

Enjague con sal y hierbas

Al enjuague básico anterior puedes añadirle media cucharadita de cualquiera de las siguientes tinturas: canela, clavo, equinacea, sello de oro, mirra, propolis, trébol rojo, romero, salvia, tomillo, ajo. Todas estas hierbas son afines a las aplicaciones requeridas para una buenas salud dental. Por supuesto, si no quieres usar las tinturas también puedes realizarlo con sus infusiones o deccociones.

 

Tenemos en nuestras manos utilizar productos sencillos no contaminantes, sin química perjudicial y que además tampoco perjudican al medio ambiente. Y encima son más efectivos si cabe que los productos industriales. ¿ Porque no los utilizamos? Si es por ignorancia, con este post esta razón ya no sirve. Si es por desconfianza, entonces es tambien por ignorancia de su efectividad e inocuidad.  Piénsalo. ¿Porque razón no usar productos naturales y sencillos, baratos, sin peligro para la salud ni para el medio ambiente? 

 

 


 

fuentes: 

asociacionvegetarianavidasana.blogspot.com.es/2012/07/propiedades-de-la-sal-marina.html

www.iqb.es/digestivo/fisiologia/s001.htm

www.healingteethnaturally.com/testimonio-caries-curadas-agua-sal.html

 lilianaverd.com/2011/dientes-perfectos-sin-dentista-ni-cepillo-tercera-parte/

cuidarlaboca.wordpress.com/2011/10/17/enjuaga-agua-con-sal/

 Moritz, Andreas.- «Los secretos eternos de la salud», 2010 5ªedicion, Ed. Obelisco, Barcelona

Alexander, Leslie M; Straub-Bruce, Linda A.- «Dental Herbalism», 2014, Healing Arts Press, Vermont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.