Suplementos naturales de la herbocosmética que apoyan tu sistema inmunitario

Las plantas y suplementos naturales para reforzar el sistema inmunitario son tan numerosos que en este artículo me he propuesto enumerar solamente 5 de ellos que se usan  habitualmente  como ingredientes en Herbocosmética.

Son 5 plantas muy conocidas en cosmética natural por sus efectos sobre la piel. Todas ellas repercuten positivamente sobre tus defensas y  además puedes usarlas en modo preventivo, ya sea en tus cosméticos naturales o en tus infusiones o jugos diarios. He elegido estas 5 porque son todas  plantas y suplementos muy comunes y fáciles de encontrar.

Espero que esta lista te sea de utilidad

 

 ÁLOE VERA

aloe

 

El áloe vera  es utilizado sobre la piel en forma de gel. Tiene un efecto inmediato refrescante e hidratante, y sirve de base para añadirle otros preparados.  El magnífico resultado que obtiene sobre pieles dañadas es debido en parte a que estimula las células que producen colágeno, restaurando así la piel, y a la presencia de polisacáridos con efectos antinflamatorios.

Pero además el áloe también produce ácido salicílico que calma el dolor y acemanano que es un antiviral , bactericida, fungicida, antinflamatorio y estimulante del sistema inmunitario. El acemanano actúa sobre el sistema inmunitario y sobre el sistema digestivo incidiendo sobre las paredes intestinales facilitando la digestión . 

Así el áloe refuerza el sistema inmunitario de manera indirecta al incrementar el colágeno y con ello reforzar el sistema conjuntivo,  y al facilitar la absorción digestiva. Y de manera directa al colaborar con el control de infecciones por hongos, bacterias o virus y estimulando las células inmunitarias.

Para reforzar las defensas puede tomarse el áloe vera en forma de jugo. Aunque no es recomendable a embarazadas, menores de 13 años o personas alérgicas al áloe o al ácido salicílico. Para las dosis adecuadas consultar con un profesional.

 

 

CALÉNDULA

 

calendula

 

La  caléndula suele usarse en cosmética natural en forma de aceite de caléndula. Este aceite es un macerado de la flor en un aceite vegetal. Las propiedades varían dependiendo del aceite vegetal que se trate. Sus pétalos también suelen usarse para hacer jabones naturales.

En fitoterapia la caléndula es una gran limpiador linfático, antinflamatorio, y cicatrizante.  Posee algunas propiedades antimicrobianas, lo que la hace también muy útil en los casos de conjuntivitis.

 

 

MANZANILLA

 

 

La manzanilla se usa en los tratamientos capilares,  para suavizar la piel, en la confección de dentífricos, … Tan versátil es esta planta que sus aplicaciones en cosmética natural son tan numerosas como la imaginación lo permita.

Básicamente es una planta con virtudes calmantes, descongestivas y suavizantes. Y por supuesto también posee virtudes antimicrobianas. Estas virtudes antimicrobianas le permiten luchar contra el resfriado común, contra pequeñas infecciones en piel, mucosas, y cavidad bucofaríngea. 

Tomarse una infusión de manzanilla antes de acostarse no sólo facilita el sueño, sino que también refuerza el sistema inmunitario y digestivo. Así tanto si se usa en cosmética natural como en salud natural, la manzanilla es una planta imprescindible en el botiquín doméstico.

 

 

ACEITE ESENCIAL DE POMELO

 

cosmética natural

 

El  aceite esencial de pomelo se usa en cremas anticelulíticas. En aromaterapia, este aceite es considerado un antiséptico aéreo. Así  puede utilizarse en forma de spray para purificar espacios cerrados.  Una buena manera de ayudar nuestras defensas sería sprayar cada día la habitación donde dormimos para evitar la acumulación de microbios.

Si quieres realizar un spray purificante con este aceite esencial en fórmula, lee este artículo “Cómo hacer un spray purificante del aire con 4 aceites esenciales

 

ACEITE VEGETAL DE COCO

 

 

Ampliamente usado en cosmética natural por sus propiedades hidratantes y como base de formulaciones más complejas, el aceite de coco posee también propiedades inmunitarias.  Antibacteriano, antifúngico y antivírico gracias a sus ácidos láurico, cáprico, caprílico y a sus polifenoles, la inclusión de este aceite en cualquier rutina diaria ayuda a reforzar las defensas. Usado también como alimento, el aceite de coco es sencillo de incorporar a nuestra vida cotidiana, pero para tener efectos terapéuticos no puede ser el aceite refinado, tiene que ser el aceite virgen.

 

 

 

Tanto si es en tópico como en interno, estos ingredientes pueden ayudarte a reforzar tu sistema inmunitario. Sea en cosmética, en terapia o en gastronomía, todos ellos pueden ser un plus para tus defensas. ¿Utilizas habitualmente alguno de estos ingredientes ? Te invito a compartir en los comentarios el uso que les das.

 

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

A %d blogueros les gusta esto: